• Busca tu animé por categoría

  • Acerca del blog

    Como su nombre lo dice… Oji-san no Seishin es un blog que expresa la opinión de un Otaku, acerca de los animés más vistos. Casi todos los postings son simplemente un “review” de distintas series.  Está hecho para quienes buscan algo diferente que ver; no esperes ver acá reseñas de series en emisión, o de la serie de mayor pegue en este momento.  No es un sitio de novedades, es un blog hecho para hablar de animé en general y para enseñar acerca de la cultura y la industria del animé.

  • El Bloguero

    El autor es solamente un tipo que anda por los cuarenta y piquillo (de ahí lo de Oji-san); a quien la vida lo ha bendecido con miles de sufrimientos y muchas alegrías. Nacido en Pérez Zeledón, actualmente reside en San Antonio de Escazú. Soltero empedernido, cultivador de árboles bonsai, Otaku incurable y amante de sus nekos.
    Empezó en el mundo del animé mirando Macross (el Original), Kimba (en blanco y negro), Meteoro (tambien en blanco y negro), Astroboy (en BN y en color), allá por los años 70´s. No ha visto cientos de animes, como muchos de ustedes, pero ha visto de todo; es investigador y estudioso de la cultura Otaku en general. Fascinado por la cultura popular japonesa, pasa sus noches viendo animé (cuando no tiene alguna actividad social por ahí…), escribiendo este blog, investigando, o simplemente haciendo ñoñadas.  no es extraño encontrarlo cantando openings a plena voz en las carreteras de este país, o en un supermercado.
    De joven era un chico brillante y orgulloso; ahora solo es un viejo necio y bromista que está en la flor de la vida (parece ser un caso de florecimiento tardío).
    Alguna vez estuvo en una Universidad (digo… en el Instituto Tecnológico de Costa Rica), ha vivido en muchos pueblos de este país.
    En los últimos tiempos se ha ido especializando cada vez más en el campo de la Huella de Carbono y la Ecología Industrial; y hay algunas personas (no muchas) que llegan a pensar, incluso, que este mae sabe algo de esa vara. No es millonario… todavía… jeje.

    No es guapo (y eso si que nunca lo será), apenas relativamente simpático y ciertamente jodedor incurable. Sin embargo parece ser que es una buena persona, porque duerme como angelito; y por eso no se le notan los cuarentaypico de años.
    Es muy serio en horas de trabajo, pero por lo demás se la pasa sonriendo, porque es un optimista incurable. De tal forma que, con todo y todo este boludo parece ser un tipo feliz.

Code Geass (Código Geass)

Producida por: Sunrise (Inuyasha, Gintama y muchos Gundam)  —-  
Emitida en: 2007  —-  
Demográfico: Seinen  —-  
Género: Gekiga  —-  
Calificación del Oji-san: 7.29  –☆☆☆☆ de 5–
Episodios: 50 –
Temporadas: 2 –
Ovas & Extras: N/A –
Películas: N/A –

  —-  
Empecemos por el principio…  lo que parece ser un Mecha, realmente no lo es.  Digo, si es cierto… ahí están los Knightmares como armas principales, pero la trama de la serie no los hace psudopersonajes en si mismos (como en Gundam, también de Sunrise); tanto así, que el personaje principal no tiene un robot de planta, y usó lo que le ponían por delante.  Pero la historia en sí está muy bien diseñada, el mundo del Geass es una ambientación muy acabada y que le da realmente el soporte a la historia larga (la que incluye a ambas temporadas). La construcción de los personajes es excelente, creando antagonistas con valores humanos distintos y con relaciones estrechas; ambos son merecedores del favor del público, aunque uno sea un sociópata y el otro un tonto irremediable.  Si bien es cierto gran parte de la serie se desarrolla en una secundaria, esto es solo para reforzar la importancia del anonimato de un personaje, y de la culpa inveteral del otro.  De más está decir que un entorno social de clases sociales marcadas (Britannians e Elevens) sería el perfecto marco para una serie basada en la justicia y la igualdad; pero con una gran habilidad, Ichiro Okuuchi la convirtió en una historia de venganza ciega y odios que superan cualquier esfuerzo por tener un desenlace tipo Disney (“Felices para siempre”).  La historia es emocionante, con excelente manejo del suspense; te lleva de sorpresa a sorpresa haciendo que, lo que en los primeros capítulos parecía ser la lucha del bien y el mal, terminara siendo solo la lucha de humanos llevados por sus pasiones y sentimientos; donde el odio, el orgullo, los prejuicios, el miedo y la culpa le pasan por encima a cualquier otra cosa.
Los personajes principales son pesados, de gran profundidad psicológica, que generan múltiples reacciones en los televidentes.  Lelouch Lamperouge es el personaje principal, es un genio, pero no es una buena persona, realmente es un sociópata cuyo único deseo es vengar la muerte de su madre; la trama nos muestra desde un chico colegial semi simpático, hasta un asesino a sangre fría; no puedes quererlo o odiarlo…  lo quieres y lo odias.  El otro personaje significativo de la serie es C.C., una chica peliverde, relacionada con la fuente del Geass y que, en teoría es incapaz de tener sensaciones humanas (más allá del deseo insaciable de comer pizza), y que es la guía y compañera de Lelouch.  Los demás personajes, como 20, son de mucha relevancia, y protagonizan historias paralelas que apuntalan la trama principal, tanto los elevens como los Britannians son profundamente humanos y coherentes con sus cambiantes realidades.  Conforme avanza la historia los personajes van cambiando, madurando a golpes, en consonancia con la serie.  Esa es una de las razones que más separa a Code Geass de los animés normales, esta es una historia en la que los personajes que empiezan la serie, son muy distintos de los que terminan, y eso fascina a los televidentes durante sus cincuenta capítulos.
En resumen, lo que empieza como un shonen, termina como un Seinen, y lo que parecía un Meccha se convierte rápidamente en un Gekiga.  Pero que vale la pena verla…  lo vale!
Los dibujos son tipicos de Sunrise, figuras estilizadas propias del estilo Clamp, que de ninguna forma podrían considerarse más que humanoides.  La ambientación es muy, muy completa, tanto en la parte visual (impresiona ver el monte Fuji parcialmente mecanizado), como en la parte conceptual (el Sacro Imperio Britannia).  La animación es en general aceptable, excelente en escenas de acción, pero relativamente pobre en las escenas al aire libre.  La banda sonora es un poco estridente (propia de un meccha) y sorprendentemente la banda de promoción no está compuesta por technopop japonés (como casi todos los mecchas), sino que presenta algunas canciones interesantes, con participación de algunos artistas de gran proyección, como Jinn y Flow.
Nota final:  No me puedo aguantar las ganas de decirlo…  Lelouch es un sociópata cabrón, y Suzaku no es más que un emo llorón!!!  a pesar de ellos, la serie es muy buena.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: