• Busca tu animé por categoría

  • Acerca del blog

    Como su nombre lo dice… Oji-san no Seishin es un blog que expresa la opinión de un Otaku, acerca de diversas series.  No es un blog de novedades, así que no esperen encontrar la reseña de series en emisión o series recién concluidas.  Este blog está hecho especialmente para gente que busca algo que mirar y no encuentra una guía.  Por eso te encontrarás reseñas de series de más de diez años de antigüedad y series que terminaron hace poco.
    Para cada serie reseñada se analizan los distintos componentes, se le da una valoración y luego una recomendación.  Espero que les sea útil…

  • El Bloguero

    El autor es solamente un tipo que anda por los cuarenta y piquillo (de ahí lo de Oji-san); a quien la vida lo ha bendecido con miles de sufrimientos y muchas alegrías. Nacido en Pérez Zeledón, actualmente reside en San Antonio de Escazú. Soltero empedernido, cultivador de árboles bonsai, Otaku incurable y amante de sus nekos.
    Empezó en el mundo del animé mirando Macross (el Original), Kimba (en blanco y negro), Meteoro (tambien en blanco y negro), Astroboy (en BN y en color), allá por los años 70´s. No ha visto cientos de animes, como muchos de ustedes, pero ha visto de todo; es investigador y estudioso de la cultura Otaku en general. Fascinado por la cultura popular japonesa, pasa sus noches viendo animé (cuando no tiene alguna actividad social por ahí…), escribiendo este blog, investigando, o simplemente haciendo ñoñadas.  no es extraño encontrarlo cantando openings a plena voz en las carreteras de este país, o en un supermercado.
    De joven era un chico brillante y orgulloso; ahora solo es un viejo necio y bromista que está en la flor de la vida (parece ser un caso de florecimiento tardío).
    Alguna vez estuvo en una Universidad (digo… en el Instituto Tecnológico de Costa Rica), ha vivido en muchos pueblos de este país.
    En los últimos tiempos se ha ido especializando cada vez más en el campo de la Huella de Carbono y la Ecología Industrial; y hay algunas personas (no muchas) que llegan a pensar, incluso, que este mae sabe algo de esa vara. No es millonario… todavía… jeje.

    No es guapo (y eso si que nunca lo será), apenas relativamente simpático y ciertamente jodedor incurable. Sin embargo parece ser que es una buena persona, porque duerme como angelito; y por eso no se le notan los cuarentaypico de años.
    Es muy serio en horas de trabajo, pero por lo demás se la pasa sonriendo, porque es un optimista incurable. De tal forma que, con todo y todo este boludo parece ser un tipo feliz.

Trinity Blood (La sangre de la trinidad)

Producida por: Gonzo (Kaze no Stigma, Basilisk)  —-
Emitida en: 2007  —-  
Demográfico: Seinen  —-  
Género: Gekiga / Gore / Post-Apocalíptico—-  
Calificación del Oji-san: 7,71  —☆☆☆☆ de 5-  
  —-  
Decir que una serie está basada en la intriga política, y la acción no nos llevaría a pensar mucho de ella; pero si las facciones en pugna son un Vaticano post-moderno y una raza de pseudovampiros; y que la acción sucede en un lejano y extraño futuro; pues ya va pintando bien el asunto.  La verdad es que Trinity Blood es un Gekiga tan bueno como los mejores; con una trama emocionante, emotiva y sangrienta.  Una serie que muchos la han visto solo porque tiene un bonito nombre; y que si estás en su demográfico, te va a encantar.

El equipo AX

Un Gekiga exitoso es aquel que tiene un drama bien enlazado, y que te va llevando por toda la serie, con una suavidad, que sin darte cuenta te deja, al final de cada capítulo, con el real deseo de darle click al capítulo siguiente.   Trinity Blood tiene esa cualidad, resultado de haber pasado por varios géneros de comunicación (novelas, mangas, etc), antes de aterrizar en las pantallas de los televidentes.

Sin ánimo de ser spoiler, vamos a tratar de contarles un poco acerca de la trama de esta serie.  En un futuro lejano se dará el armagedon que dejará a la sociedad humana en caos; poco despuñes de ello aparecerá, sin conocerse realmente su origen una raza de seres aparentemente humanos, pero que tienen características físicas especiales, entre ellas ciertas habilidades no humanas, y la necesidad de beber sangre; esta sociedad de “Matusalenes” entra en guerra con los humanos, dejando a la humanidad aún más postrada.  Trinity se desarrolla 900 años después, cuando la humanidad ha evolucionado de nuevo a niveles aceptables; y las naciones humanas se cobijan bajo el poder político y militar de un Vaticano muy distinto del actual; mientras que los Matusalenes se han afincado en la europa oriental y han florecido en una sociedad feudal.  No hay guerra abierta entre las partes en conflicto, pero no es nada parecido a la paz.  La historia inicia con la aparición de una tercera fuerza, de tamaño y posibilidades desconocidas, que parece dispuesta a reactivar la guerra entre Terranos y Matusalenes, los que, a fuer de ser sinceros, están ya cansados de muerte y caos; y nos lleva por momentos críticos para ambos bandos en disputa; dejándo claro al televidente que ambos lados tienen heridas, sufrimientos y aspiraciones.  Y es precisamente ahí, donde los productores decidieron no tomar partido por ninguna de las partes donde reside el éxito de la serie…  uno como televidente crea sus simpatías, pero no puedes odiar al otro, porque el otro, como en toda guerra, también tiene muertos que llorar.
El personaje principal de la serie es el Padre Abel Nightroad, miembro de lo que podríamos describir como “las fuerzas especiales” del vaticano; uno de sus más poderosos guerreros, y también, probablemente el más torpe e inocente.  No hay forma de que el tipo no te caiga bien, cuando Abel no está en “modo de combate” es simplemente adorable, es un joven educado, simpático, hablador y hasta un poco coquetón, ciertamente torpe y siempre anda tropezado por todo lado.  Junto a el estará una joven y muy bonita monja, Esther Blanchett, con un pasado casi desconocido, y con un presente sangriento, a pesar de que la misma Esther es realmente una mujer pacífica.  Los personajes secundarios son bastante interesantes, y se encuentran distribuidos en subgrupos por toda la serie;  mención especial recibe la Cardenal Catherina Sforza (Personaje histórico de la vida real, que fue la que inspiró toda la serie), la cual aporta el liderazgo y la fuerza moral de la serie.  También sobresale Ion Fortuna, el Conde de Menphis y el Padre Tres Iqus (“Tres Equis”, y no, cabrones, no es un productor porno!!).
Para aquellos que se preguntan todavía por el nombre de la serie, les explicaré el porqué esta serie se llama así.  Cuando hablamos de una serie cuyo nombre incluye “Trinidad” y que involucra al Vaticano, todos pensamos inmediatamente en “Padre, Hijo y Espitiro Santo”, cuando la verdad es que el concepto de Trinidad simplemente se refiere  “Tres entes similares”. Así, el nombre de  “La Sangre de la Trinidad” es una referencia directa a tres hermanos:  Abel, Caín y Seth;  Abel es el personaje principal de la serie, pero Caín y Seth son claves en la historia, aunque aparezcan poco; y su importancia es simple; estos tres hermanos no son ni Matusalenes ni Humanos; sino Crusnik, una tercera y poderosa raza, y que, entre otras cosas, se alimenta con sangre de Matusalenes, no de humanos.  ¡Sin duda son ellos los elementos principales de la historia!

La hermana Esther Blanchett,
¡Linda la tonta!

El dibujo de Trinity Blood es ampuloso, provocado por el vestuario de los personajes; pero en general permite a los dibujantes lucirse como si fueran fan-artist;  es realmente complejo de dibujar, sin embargo es todo un deleite para el televidente.  La serie está filmada con filtros oscuros, propios de un gore de vampiros; pero en las pocas escenas diurnas los dibujantes se ha pulido con campos multicolores y atardeceres románticos.  La animación es buena, sin llegar a ser fantástica; está a la altura de una serie de acción.
La ambientación conceptual es todo un logro; de alguna manera, los autores fueron capaces de, en un mismo primer episodio, ubicarnos (sin tener que leernos la historia) en esa tierra extraña, mezcla de sociedad medieval, con edificios dieciochescos y tecnología preinformática;  nos presentan a unos Matusalenes que son perfectamente compatibles con una extraña historia…  avanzan los capítulos y la intriga política te absorbe al punto en que entiendes, como televidente, las acciones de ambas facciones y la inevitabilidad de su enfrentamiento.   Por otro lado, la ambiéntación física nos trae una mezcla de locaciones excelentemente logradas; así, sin recurrir a los íconos de cada ciudad, es claro cuando estás en barcelona, o en londres, o en la misma Bucarest; sin ser rimbombante, la escogencia de locaciones es definitivamente atractiva.

La Cardenal Catherina Sforza

La banda sonora de contenido es deliciosamete orquestal…  un poco barroca, pero perfectamente coherente con la ambientación de la serie; realmente es uno de esos casos donde la música no podía ser distinta.  Llama la atención de que, en cada capítulo, cuando hay momentos de tirsteza, se introduce el ending, en una forma sutil y levemente deformada, pero perfectamente reconocible.  En cuanto a la banda de promoción, Gonzo nos trajo un único tandem de Opening y Ending, que, para algunos es una de las mejores mezclas Op/Ed del animé.  Sinceramente, el Oji-san no es quién para decir lo contrario; Buck Tick, con su conocido estilo goth rock nos trae “Dress”, como apertura de la serie; y para el cierre, Tomoko Tane nos trae su mayor éxito, “Broken Wings”, original de los gringuitos de Mr. Mister.  Ninguno de los artistas involucrados en la serie es un novato; en esto, los productores fueron a lo seguro; consiguieron canciones semigóticas que calzaran con la tristeza escondida en el drama de la serie.

Ya sabrás quién es esta niña tan moé!

Sumari.  Trinity Blood es una excelente serie Gekiga;  si no te interesan los dramas adultos, y, la verdad, si eres Shonen/Shoujo, mejor espera algunos años antes de verla.  Al igual que otros seinen ya reseñados; no la recomiendo para adolescentes; habrán aquellos que gusten de esta serie; pero a la mayoría les parecerá insípida.  Sin embargo, si eres adulto…  NO TE LA PIERDAS, y si quieres una referencia, está a la altura de otros seinen como Black Lagoon, Darker than Black o el mismo Samurai Champloo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: