• Busca tu animé por categoría

  • Acerca del blog

    Como su nombre lo dice… Oji-san no Seishin es un blog que expresa la opinión de un Otaku, acerca de diversas series.  No es un blog de novedades, así que no esperen encontrar la reseña de series en emisión o series recién concluidas.  Este blog está hecho especialmente para gente que busca algo que mirar y no encuentra una guía.  Por eso te encontrarás reseñas de series de más de diez años de antigüedad y series que terminaron hace poco.
    Para cada serie reseñada se analizan los distintos componentes, se le da una valoración y luego una recomendación.  Espero que les sea útil…

  • El Bloguero

    El autor es solamente un tipo que anda por los cuarenta y piquillo (de ahí lo de Oji-san); a quien la vida lo ha bendecido con miles de sufrimientos y muchas alegrías. Nacido en Pérez Zeledón, actualmente reside en San Antonio de Escazú. Soltero empedernido, cultivador de árboles bonsai, Otaku incurable y amante de sus nekos.
    Empezó en el mundo del animé mirando Macross (el Original), Kimba (en blanco y negro), Meteoro (tambien en blanco y negro), Astroboy (en BN y en color), allá por los años 70´s. No ha visto cientos de animes, como muchos de ustedes, pero ha visto de todo; es investigador y estudioso de la cultura Otaku en general. Fascinado por la cultura popular japonesa, pasa sus noches viendo animé (cuando no tiene alguna actividad social por ahí…), escribiendo este blog, investigando, o simplemente haciendo ñoñadas.  no es extraño encontrarlo cantando openings a plena voz en las carreteras de este país, o en un supermercado.
    De joven era un chico brillante y orgulloso; ahora solo es un viejo necio y bromista que está en la flor de la vida (parece ser un caso de florecimiento tardío).
    Alguna vez estuvo en una Universidad (digo… en el Instituto Tecnológico de Costa Rica), ha vivido en muchos pueblos de este país.
    En los últimos tiempos se ha ido especializando cada vez más en el campo de la Huella de Carbono y la Ecología Industrial; y hay algunas personas (no muchas) que llegan a pensar, incluso, que este mae sabe algo de esa vara. No es millonario… todavía… jeje.

    No es guapo (y eso si que nunca lo será), apenas relativamente simpático y ciertamente jodedor incurable. Sin embargo parece ser que es una buena persona, porque duerme como angelito; y por eso no se le notan los cuarentaypico de años.
    Es muy serio en horas de trabajo, pero por lo demás se la pasa sonriendo, porque es un optimista incurable. De tal forma que, con todo y todo este boludo parece ser un tipo feliz.

11 – eyes: Tsumi to Batsu to Aganai no Shōjo (11 ojos: El pecado, la condenación, y la chica de la expiación)

11 eyes 1Producida por: Dogakobo (Saikano, Yuru Yuri)  —-  

Emitida en: 2009  —-  

Demográfico: Seinen —-  

Género: Gore  —-

Calificación del Oji-san: 6,70  —☆☆☆ de 5-  
  —- 
Siempre se ha dicho que el género Seinen es de animés “de pensar”; lo que pasa es que a veces, después de pensar mucho se te pueden cruzar los cables.  11 Eyes es el perfecto ejemplo de cómo puedes excederte en el celo por el género, y en el camino perder al televidente.  Este es un  buen animé, que estuvo muy cerca de ser excelente, pero que al final quedo en eso.. solo un buen animé…

El asunto empieza cuando Lass, una productora de contenido Multimedia, sacó al mercado (a principios del 2009) una novela visual para adultos interactiva para PC, que tuvo un éxito bastante más que aceptable.  Buscando sacarle el jugo a la historia, se creó el juego para XBox; continuando el éxito.  Así, en el frenesí de sacarle el máximo, Lass cometió un error pocas veces visto en la historia de la Cultura Visual Moderna del Japón; se ordenó la producción y publicación de un manga, y de un animé, simultáneos.   Es cierto, casi todos los animés son simultáneos a su manga…  pero siguen el órden lógico… primero sale el manga, serializado, se estabiliza su popularidad, y luego se produce un animé basado en el manga, y siguiendo la historia.11 eyes 2Pero basar un manga y un animé en una historia que solo ha sido éxito en un mercado muy limitado (novelas visuales para PC), fue, cuando menos, un exagerado optimismo.El manga no salió mal, pero nunca despegó realmente; mientras que el animé tuvo excelentes ratings en sus primeros capítulos, pero cuando corría el 6to capítulo y la gente seguía sin entender una trama que se complicaba cada vez más; entonces las cosas empezaron a desordenarse; al final, los productores (una compañía que solo ha producido unos cuantos animés, aunque ha participado como animador en muchas series), aceleraron las cosas y se sacaron un final que si bien es cierto no es malo, si es como dejar de bailar tango para entrarle a la salsa.

Sin afan de spoiler, la trama nos habla de un mundo paralelo que, por momentos se cruza con nuestra realidad (momentos llamados Noche Roja); entre ambas realidades existe un grupo de muchachos de secundaria, casi todos desconocidos entre ellos; que por alguna razón que solo se conoce al final de la serie, permanecen en ambas realidades; debiendo combatir contra seres que desean acabar con ellos, en esa relidad alternativa.  La trama se lleva bien, en término de intensidad y suspenso; aunque la historia se termine distorsionando un poco.

11 eyes 3Seamos sinceros, una novela visual para PC es un producto para nerds adultos, gente que normalmente tiene un coeficiente intelectual superior al promedio.  Al llevar esa historia al animé, los productores quisieron mantener el nivel de exigencia intelectual, y más bien se excedieron.  Al darse cuenta de su error empezaron las “correcciones” al argumento; y al final terminas con cinco capítulos finales muy emocionantes, y relativamente bien hechos, pero con una argumento que se fue al carajo desde el momento en que ya no importó más la división entre las dos “realidades paralelas”.  La opinión de Oji-san es simple, Dogakobo (la productora) trató de hacer un clásico, un animé épico, y al final quedaron con un animé regular lleno de parches, que no logró satisfacer plenamente a ningún mercado.

Los personajes de 11 eyes están determinados desde la Novela Visual, y son excelentes; conforme vamos conociendo al grupo, más interesantes nos van pareciendo, y más cariño les tomamos; aunque hay algunos que están mejor construidos que otros; como algunas series similares (HOTD, Full Metal Panic!, por ejemplo) el personaje principal masculino no solo es un héroe débil (lo cual no es malo, es solo un recurso literario, bastante común), sino que el peso de la historia está muy repartido entre los personajes teoricamente secundarios.  En el caso de 11 eyes, hay de todo un poco, Yaanderes, danderes, yangires, de todo; pero solo hay un personaje que realmente sobresale, no solo por la solidez del personaje, sino que la interpretación de la seiyu es muy superior que la del resto, y es Misuzu Kusakabe (interpretada por Yū Asakawa, una seiyu con la espuela tan larga como las espadas de Misuzu sempai).11 eyes 4La ambientación es excelente, durante gran parte de la serie; los productores logran que te compenetres perfectamente con ese mundo dual en el que viven los personajes; pero, al igual que el argumento, la ambientación se fue al carajo hacia el final de la serie, y provoca mucha confusión en el espectador, que ya no entiende qué corresponde a qué realidad.El dibujo no es malo, de hecho es bastante atractivo (No por algo Dakobo es más un estudio de animación con mucha experiencia, que una casa productora); las combinaciones de rojos, blancos y negros; con un diseño visual de los personajes muy atractivos hacen que cada imagen sacada de 11 eyes parezca un wallpaper.  El dibujo es realmente bueno, y es el que realmente establece las diferencias entre ambas realidades paralelas.

Al ser una serie de fantasía, las escenas de acción son fácilmente animables;  digo, ¿quién sabe cómo vuelan las cadenas voladoras? lo cual permite que cualquier error de animación pase como intencional.  O sea, la animación se ve bien, pero no es muy allá; casi todas las tomas son primeros planos con la imagen congelada.

11 eyes 5La banda sonora de 11 eyes no es buena, a veces es simplemente muy lúgubre, a veces excedida en Cellos y violas.  Y la banda de promoción nos trae canciones que realmente no son sobresalientes.

Extrañamente, a pesar de todo la serie iba muy bien, hasta que llegó a los capítulos finales.  Como dicen en mi pueblo, los productores “mataron el tigre y se asustaron con la piel”.

En resumen; no es un animé especialmente recomendado; principalmente si eres de los que le dan mucha importancia a los finales perfectos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: