• Busca tu animé por categoría

  • Acerca del blog

    Como su nombre lo dice… Oji-san no Seishin es un blog que expresa la opinión de un Otaku, acerca de diversas series.  No es un blog de novedades, así que no esperen encontrar la reseña de series en emisión o series recién concluidas.  Este blog está hecho especialmente para gente que busca algo que mirar y no encuentra una guía.  Por eso te encontrarás reseñas de series de más de diez años de antigüedad y series que terminaron hace poco.
    Para cada serie reseñada se analizan los distintos componentes, se le da una valoración y luego una recomendación.  Espero que les sea útil…

  • El Bloguero

    El autor es solamente un tipo que anda por los cuarenta y piquillo (de ahí lo de Oji-san); a quien la vida lo ha bendecido con miles de sufrimientos y muchas alegrías. Nacido en Pérez Zeledón, actualmente reside en San Antonio de Escazú. Soltero empedernido, cultivador de árboles bonsai, Otaku incurable y amante de sus nekos.
    Empezó en el mundo del animé mirando Macross (el Original), Kimba (en blanco y negro), Meteoro (tambien en blanco y negro), Astroboy (en BN y en color), allá por los años 70´s. No ha visto miles de animes, como muchos de ustedes, pero ha visto de todo; es investigador y estudioso de la cultura Otaku en general. Fascinado por la Cultura Visual Moderna Japonesa, pasa sus noches viendo animé (cuando no tiene alguna actividad social por ahí…), escribiendo este blog, investigando, o simplemente haciendo ñoñadas.   No es extraño encontrarlo cantando openings a plena voz en las carreteras de este país, o en un supermercado.
    De joven era un chico brillante y orgulloso; ahora solo es un viejo necio y bromista que está en la flor de la vida (parece ser un caso de florecimiento tardío).
    No es guapo, apenas relativamente simpático y ciertamente jodedor incurable. Sin embargo parece ser que es una buena persona, porque duerme como angelito; y por eso no se le notan los cuarentaypico de años.
    Es muy serio en horas de trabajo, pero por lo demás se la pasa sonriendo, porque es un optimista incurable. De tal forma que, con todo y todo este boludo parece ser un tipo feliz.

Hajimete no Gal (Mi primer novia es una Gal)

Hajimete 1Producida por: NAZ (Hamatora)  —- 
Emitida en: 2017—-  
Demográfico: Shoujo – Shonen—-  
Género: Kigeki – Romakom—-  
Calificación del Oji-san: 6.19 —☆☆☆ 3 de 5-  
Capítulos y Ovas: 10 Episodios y 1 OVAs—
Hay días en los que no quieres saber nada del mundo, de los estudios, del trabajo, o de tu pareja…  son esos días en los que estás realmente peleado con todo.  Para esos días existen series como Hajimete no Gal, que sin pretensiones de ningún tipo te hacen reír y recuperar el buen ánimo.
Esta serie se empeña en hacerte sonreír, y lo logra.  No es buena, nunca será un clásico de ningún tipo, probablemente en algunos años ni te recuerdes de ella; pero durante los once capítulos que dura te va a entretener y te levantará el ánimo.  Siempre y cuando no seas muy exigente, valdrá la pena verla.

La verdad es que no se le puede pedir mucho a un estudio que, como NAZ, solo hizo dos series prácticamente desconocidas en el 2014, y cuyo trabajo principal es hacer Co-animación y animación intermedia para otros estudios.  Pedirle a un estudio de este tipo (normalmente pequeñitos) que se eche al hombro una serie completa, aunque sea de 11 caps, es pedir mucho; es por ello que me quito el sombrero con NAZ, no solo salieron bien con la serie, sino que también les salió una serie bastante entretenida, y técnicamente aceptable.

Ciertamente a los críticos en Japón les pareció una serie aceptable, igualmente en otras latitudes, excepto en USA que la criticaron duramente por “sexista”, pero todos sabemos que los gringos son estúpidos, así que mejor ignorémolos.

Hajimete 5Ah, y una aclaración…  como ven la serie no se categorizó como ecchi (como sí se hizo con el manga), porque realmente tiene muy poco fanservice, y si bien es cierto las chicas están enormemente surtidas de delantera, la verdad es que solo es una decoración; además que no hay realmente escenas que calcen en la categoría de ecchi.  Esto por cuanto a la hora de adaptar el manga al animé, NAZ decidió que debía ser una serie dirigida a chicos y chicas (por eso el demográfico de shonen y shoujo en el encabezado de esta reseña), no solo a chicos con las hormonas alteradas.

Hajimete 2La historia es simple y lineal:  En un instituto cualquiera hay un grupo de chicos marginales, de esos que no socializan con nadie por nerds, por tímidos y demás, principalmente excluidos por las chicas de la escuela.  Pues bueno, en una que va y otra que viene, se les ocurre la genial idea de mandar a uno de ellos a proponérsele a una de las Gal más famosas de la prepa (ver nota al final); para sorpresa de todos, del involucrado principalmente, la Gal le dice que si.  Y así empieza la historia de como un chico marginado socialmente aprende a socializar con las mujeres, a entender sus propios sentimientos, y a construir una relación de pareja.

Claro que, siendo que el chico no sabe nada de mujeres, y que la chica es un animal social, pues se darán muchos conflictos, confusiones y situaciones que rayan lo absurdo, lo estúpido, y lo hilarante.  Si, te mueres de pena ajena con las tonteras de estos muchachos, pero ciertamente te diviertes sanamente.  La historia avanza a una relación más normal entre el grupo de amigos y el grupo de chicas, y eso la hace interesante; pero deja en claro las diferencias de pensamiento entre ellos y ellas.

Hajimete 6El personaje principal es Jun´ichi, que, como dijimos es un chico sin experiencia, que lo único que quiere es perder su virginidad y ser popular (aunque sea un poco); aunque realmente es un muchacho amable y tiene cierto sentido del decoro, lo que sus amigos no tienen.  Al principio ni siquiera conoce a Yame san (la Gal en cuestión), y se le propuso por seguirle la corriente a sus amigos, solo teniendo en mente el rumor de que las Gal son chicas fáciles y que sería la mejor forma de perder su virginidad.  No siente nada por la chica más que atracción física (hacia las tetas de la polola), pero conforme avanza la serie, la va conociendo y va tomándole cariño; además de que, conforme pasan el tiempo juntos empieza a entender cómo se debe comportar con una chica.  Claro que en el transcurso de la serie hace cuatro estupideces, que te dejan con una sensación de pena ajena terrible, pero también eso es bastante divertido.  El pobre chico tiene el cerebro lleno de leyendas urbanas, y está tan verde que las cree;  en serio, muchas veces te preguntas cómo es que la chica no lo mandó al carajo por bruto.

Hajimete 7Yame-san es una Gal, un poco atrevida, pero buena chica al final.  No es la chica fácil que Jun´ichi esperaba encontrarse, pero tampoco es una “chica buena”.  Sí tiene experiencia, y no es ninguna tonta en cuanto a las relaciones.  Ella realmente no sabe porqué le dijo que sí al chico, pero al menos se dio la oportunidad de tener una relación con un chico que le gustó, y sobre el cual generó sentimientos románticos.  Entiende que es ella la que tiene que llevar adelante la relación porque el otro es un idiota; pero lo hace con cariño.  Si, es una Gal, pero es una chica de sentimientos honestos, y eso hace que la historia de amor sea divertida y entretenida.

El resto del elenco es variado y divertido; al menos NAZ entendió que lo mejor era mantener la serie con pocos personajes, y eso les permitió concentrarse un poco más en hacer divertida la historia.

Técnicamente es apenas aceptable, por no decir mala.  Perdón, me equivoco, no es mala, es una serie de presupuesto limitado.  Y una serie de presupuesto limitado no puede ser técnicamente buena.

Hajimete 4El dibujo es un moé un poco exagerado en el diseño de las chicas (sus curvas, se entiende), que no es realmente de gran calidad, se pierde mucho la calidad del dibujo en los capítulos intermedios, y eso se debe a falta de horas hombre de dibujantes animadores.  Es más, en el consabido capítulo de la playa, a excepción de las oppai, el dibujo es pésimo; y esos capítulos son tradicionalmente los que más se cuidan.  En general, solo se pulieron en el dibujo de las tetas de las chicas, el resto es realmente deficiente.  Ciertamente eso provoca una animación regular, apenas pasable.

La ambientación si recibió su cuidado, la serie trata de mostrarnos a las Gal más allá de los estereotipos y lo logra, y nos vende perfectamente una situación muy poco común: La relación de pareja de un marginado con una popular.

Las locaciones y exteriores fueron bien escogidas, la serie se ambienta en Yokohama, a unos 25 kilómetros de donde opera NAZ, por lo que conseguir locaciones bonitas no fue tan complicado.  Vale decir que, aunque Yokohama, es una ciudad portuaria, ha hecho muchos esfuerzos en los últimos años en convertirse en una zona de atracción turística dentro del Gran Tokio.

Hajimete 3La musicalización no podía ser más simple, y los op y ed son, bueno, regulares; pegajosas pero no memorables.  Básicamente canciones pop con un toque de tecno (principalmente el ending), pero nada que resalte.

Sumari:  La serie no es buena, pero es divertida.  Vale la pena verla, pero no esperes mucho tampoco.

Nota Final.

¿Que son las Gal?  Bueno, en general son una subcultura urbana, exclusivamente de chicas preparatorianas o universitarias, que rechazan los valores tradicionales de la mujer japonesa:  No piensan en la universidad con la reverencia tradicional, de hecho pocas asisten a la universidad; no les interesa el “pudor femenino japones”, por lo que no son tímidas en absoluto; no buscan marido ni familia.  En general solo son chicas que quieren divertirse, por ello se visten distinto, se maquillan en exceso, y muchas veces modifican su apariencia al extremo (como las Mambas).  Hay muchos tipos de Gal, y se agrupan por su apariencia visual; en las preparatorias son chicas populares, pero no son ni respetadas ni admiradas.  Ciertamente no son chicas fáciles, son chavitas normales pero superficiales, no están interesadas en nada serio ni importante.  Muchas de ellas terminan el instituto y se ubican como empleadas de tiendas o en puestos inferiores en las empresas, y no buscan ascensos o matrimonio, solo quieren vivir de fiesta y que las dejen en paz.  Desgraciadamente, ese rechazo a la sociedad hace que las chicas terminen siendo oprimidas por la sociedad, y muchas de ellas terminan como amantes de ejecutivos, como servidoras sexuales de una u otra forma, o simplemente quedan estancadas en los estratos pobres de la sociedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: