• Busca tu animé por categoría

  • Acerca del blog

    Como su nombre lo dice… Oji-san no Seishin es un blog que expresa la opinión de un Otaku, acerca de diversas series.  No es un blog de novedades, así que no esperen encontrar la reseña de series en emisión o series recién concluidas.  Este blog está hecho especialmente para gente que busca algo que mirar y no encuentra una guía.  Por eso te encontrarás reseñas de series de más de diez años de antigüedad y series que terminaron hace poco.
    Para cada serie reseñada se analizan los distintos componentes, se le da una valoración y luego una recomendación.  Espero que les sea útil…

  • El Bloguero

    El autor es solamente un tipo que anda por los cuarenta y piquillo (de ahí lo de Oji-san); a quien la vida lo ha bendecido con miles de sufrimientos y muchas alegrías. Nacido en Pérez Zeledón, actualmente reside en San Antonio de Escazú. Soltero empedernido, cultivador de árboles bonsai, Otaku incurable y amante de sus nekos.
    Empezó en el mundo del animé mirando Macross (el Original), Kimba (en blanco y negro), Meteoro (tambien en blanco y negro), Astroboy (en BN y en color), allá por los años 70´s. No ha visto miles de animes, como muchos de ustedes, pero ha visto de todo; es investigador y estudioso de la cultura Otaku en general. Fascinado por la Cultura Visual Moderna Japonesa, pasa sus noches viendo animé (cuando no tiene alguna actividad social por ahí…), escribiendo este blog, investigando, o simplemente haciendo ñoñadas.   No es extraño encontrarlo cantando openings a plena voz en las carreteras de este país, o en un supermercado.
    De joven era un chico brillante y orgulloso; ahora solo es un viejo necio y bromista que está en la flor de la vida (parece ser un caso de florecimiento tardío).
    No es guapo, apenas relativamente simpático y ciertamente jodedor incurable. Sin embargo parece ser que es una buena persona, porque duerme como angelito; y por eso no se le notan los cuarentaypico de años.
    Es muy serio en horas de trabajo, pero por lo demás se la pasa sonriendo, porque es un optimista incurable. De tal forma que, con todo y todo este boludo parece ser un tipo feliz.

  • Anuncios

Suzuka

Suzuka 1Producida por: Studio Comet (Peach Girl, Captain Tsubasa, etc) —-
Emitida en: 2005—-  
Demográfico: Shoujo—-  
Género: Romance – Spokon—-  
Calificación del Oji-san: 6.54 ☆☆☆ 3 de 5-  
Capítulos y Ovas: 26 episodios—
En la vena de las historias simplemente románticas, Suzuka fue un clásico, escrita y animada a principios de siglo, es una historia de amor adolescente que nos habla de la infinita agonía de querer a alguien en tu época de colegio.
Series como Suzuka son los verdaderos shoujos, series hechas para chicas, con el romance que les gusta a las chicas y los personajes que les gusta a las chicas.
En todo caso, si tienes vena romántica no te puedes perder esta historia de amor inolvidable.

Y no solo no te puedes perder Suzuka, sino que tampoco puedes dejar de ver Kimi no Iru Machi, ni Fūka¿Y por qué hablo de estas otras dos series?… muy simple, porque las tres series constituyen la llamada “Trilogía de Amor de Kōji Seo”, siendo que el señor Seo es autor de los tres mangas, fue parte importante de los tres animés; y sobre todo, porque, como se habla en la nota final, son como trillizas.

Y no solo eso, sino que las tres historias de amor son de una altísima calidad, de características distintas y narradas de forma distinta, pero indudablemente las tres son un ícono del género de romance puro.

Pero volviendo a Suzuka…

Primero… había algo que me tenía un poco inquieto.  Siempre he creído que tengo buen ojo para una buena historia romántica, y esta la veía bonita, pero un poco inestable.  Y es que, a pesar de que es contada desde la perspectiva del hombre, la serie es totalmente femenina, mucho más femenina de lo normal, la forma en que se cuenta la historia es profundamente femenina; hay infinidad de detalles que se cuentan por ello y que complican la historia.  De haber sido una narración normal de hechos tal vez no se hubieran incluido, y la historia no hubiera sido tan tortuosa.  Esto hace la serie recomendadísima para mujeres.

Suzuka 4En fin, Suzuka es la historia de amor entre un chico que no sabe nada de mujeres, y una chica que no conecta la lengua al cerebro.  O dicho de otra forma, la historia de amor de un chico medio tonto y muy novato, y una chica que está traumatizada por el amor, y que actúa en consecuencia.

Pero, a pesar de lo anterior es una historia interesante, muy bien narrada y que no cansa.  Tal vez los chicos te cansen, pero no la historia.  Y la razón por la que no te cansa es que, en medio de una historia romántica nos la condimentaron con una Spokon (sin la parte de comedia); así, cuando el romance pierde un poco de fuelle nos meten un torneo de atletismo y le ponen emoción, dejando al televidente descansar del romance por uno o dos episodios; además de que el equipo de atletismo y su entorno ayudan a sacar la serie de las locaciones normales, lo cual se agradece, porque los romances generalmente terminan siendo actuados en las mismas locaciones y al rato te cansas.

En si, la serie tiene un argumento interesante, y muy juvenil.

Suzuka 5Trata de la historia de dos chicos que viajan a Tokio a sacar la prepa; pero por razones distintas.  El chico porque le envían a vivir con su tía, y la chica porque es una atleta con gran potencial en su categoría, y casualmente esa preparatoria es famosa por el alto nivel de su equipo de atletismo.  Y bueno… resulta que la tía del chico tiene una residencia de pequeños apartamentos para estudiantes (de prepa y universitarios), donde ambos son vecinos de pasillo.  Así, chico conoce a chica, chico gusta de chica, chico es rechazado, chico sigue de necio detrás de chica, y así sustantivamente.

Como toda historia de amor, está llena de encuentros y desencuentros; algunos mal entendidos, y otros intereses románticos que interfieren con chico y chica.

En el caso de Suzuka, la historia, por más que en principio suene interesante, la verdad es que realmente cae en los hombros de los personajes.

Akitsuki Yamato es no solo el personaje principal, sino el protagonista.  Es un chico medio vago y realmente no muy serio, pero buen chico.  Su problema es que se enamoró de la primer chica que conoció en Tokio, tal vez si se hubiera esperado unos días se hubiera enamorado de la chica correcta.  Yamato viene de un pueblo rural cerca de Hiroshima, con la idea de darle un poco de emoción a su vida, por lo que no solo es un poco inocente, sino que, a diferencia de las gentes de ciudad, acostumbra hablar profusamente.  Al llegar a la escuela hace amigos como un chico normal, pero queda prendado de una saltadora de altura llamada Asahina, que resulta vivir en el apartamento contiguo al suyo en la residencia de su tía.  Y bueno, como Yamato es un buen chico de campo, al enamorarse pone todo su corazón en el asunto; pero se enamora de una chica difícil, y él mismo es bien novato, entonces la relación hoy parece que va bien, pero mañana que es un desastre, y así; hasta que es rechazado por la chica.  Situación que es aprovechada por otra chica para hacerse novia del Yamato… y ahí sí se le cruzaron los cables al chico.  Entre lidiar con su novia, y con la chica a la que todavía ama, y ser sincero, y ser un poquito demasiado hablador, y los traumas de Asahina… es simplemente demasiado para Atsuki Yamato.  Al final sale bien librado porque el escritor del manga lo ayuda, porque si por él mismo fuera llegaría a 40 años persiguiendo a Asahina.

Suzuka 3Si, Yamato es un poco torpe, tonto y verde; pero como personaje es excepcional.  Me explico:  normalmente en las historias románticas la chica es la que cuenta la historia, y rara vez se ve la historia desde el lado del chico.  En esas pocas veces en que la historia de amor se cuenta desde la perspectiva del chico nos encontramos historias de amor de gran calidad (como Toradora!, Shigatsu wa Kimi no Uso y Nazo no Kanojo X).  Atsuki es quien nos muestra más el dolor del amor adolescente… lleno de dudas como si confesarse o no, de si mejor quedar de amigos o no, de si digo esto o aquello, de todo… el amor adolescente no sabe nada, es novato, por lo que todo es una dilema terriblemente doloroso. A veces te saca de quicio, y a veces hasta pena te da, pero como personaje es bastante sólido.

En este caso Yamato, el personaje, es quien mueve la historia; es el que se mete en el enredo del amor y quien a brincos y saltos sale bien librado.  Es el que enreda la madeja, y a la vez el que la desenreda; es por eso que el hecho de ser un chico de campo le permite ir hasta el fondo con el asunto, el por lo que el ser hablador lo complica todo, y es por ser novato es por lo que no entiende que Asahina no está lista para amar de nuevo.  Esta es una serie seria, no una comedia romántica, así que los personajes son bastante serios en sus papeles.

Ah, y cuando Yamato llega a la nueva escuela levanta el interés de tres chicas, la primera es la protagonista femenina.

Suzuka 6Esa chica se llama Suzuka (hombre, ¿En serio??), Suzuka Asahina.  Es guapa,  tiene el cuerpo estilizado de una saltarina, es orgullosa y tsundere por tres de sus cuatro costados (del otro costado restante lo que es es una idiota); tiene un mal genio que va más allá del típico tsundere, y sobre todo: Suzuka no conecta la lengua al cerebro.  Por lo menos cuando Yamato dice cosas fuera de lugar las dice por bruto; mientras que Suzuka tiene una facilidad para ofender y maltratar a la gente que es asombrosa, y no solo dice cosas fuera de lugar, dice cosas que no quiere decir y que no siente; y después le toca arrepentirse, pero como buena orgullosa prefiere que las cosas se compliquen más antes que disculparse.

A Suzuka le cuesta ganarse al público por eso, porque solo en contados momentos muestra que es una buena persona; por lo demás solo parece una tipa malgeniada, caprichosa, y egoísta.  Cuando la verdad de todo es que Suzuka no es normal, y ni el público lo sabe (hasta avanzada la serie) ni ella misma sabe que carece de sentido común para el amor.  Resulta que en su antigua escuela Suzuka se enamoró de un sempai que falleció camino a un torneo después de habérsele declarado a ella, con el consiguiente trauma.  Ahora, resulta que Yamato se pegó la lotería con este asunto, porque no solo se enamoró de una chica enamorada de un muerto, sino que, para peores, su personalidad y apariencia física es muy, muy similar al la del pobre difunto; por lo que Suzuka, aunque en lo profundo de su cabeza entiende que Yamato es un buen chico y que ella misma lo quiere de alguna manera, lo considera como una copia barata de su amado difunto, y lo trata groseramente una y otra vez.

Y como algunos de ustedes lo saben, una cosa es quitarle la novia a un chaval y otra muy distinta a un difunto.

Suzuka 9La tercer rueda del carro fue la protagonista favorita de muchos: la señorita Honoka Sakurai; guapa, femenina, sacerdotisa de templo de medio tiempo, y la perfecta Yamato Nadeshiko.  Honoka es la segunda chica que se interesó por Yamato, desde el primer momento que lo vio, y lo persiguió hasta inclusive entrar como asistenta al club de atletismo.  Como buena Yamato Nadeshiko, Honoka encarna el ideal tradicional de la feminidad japonesa: es educada, habla poco y bajito, cocina bien y es un poco atrevida en el amor.  Pues bueno, cuando Honoka vio a Yamato despechado por el primer rechazo de Suzuka, se lanzó, literalmente, a los labios del chico, y se lo hizo de novio en menos de dos episodios… pero bueno, ustedes las chicas saben que esos amores no funcionan.  En todo caso, Honoka pudo haberse quedado al chico si hubiera tenido más persistencia, y hubieran sido la pareja más aburrida de la historia del animé, por lo que le agradecemos que se haya dado por vencida.  Pero bueno, la interrupción de Honoka en la historia de amor de Yamato y Asahina es lo que le da un gran gusto a la historia.

Esos son los personajes principales, pero hay dos personajes secundarios que valen la pena presentar, porque son, en muchos momentos, los que salvan la historia, y son de gran importancia.

Suzuka 8La primera es Hashiba, que fue la tercer chica que se interesó en Yamato.  Cuando Hashiba escuchó que Yamato quería a Suzuka (su mejor amiga, también), solo atinó a decir: “Que lástima, yo lo quería de novio para mi”, y créanme, que si hubiera sido así la serie hubiera sido una comedia romántica deliciosa.  Porque Hashiba es la única normal de las tres, además de tener sentido común, buen corazón, y ser la más guapa de todas.  Pero ni siquiera lo intentó; el personaje de Hashiba tiene dos funciones, la primera es la de ser la consciencia de Asahina, siempre tratando de que la otra bruta entre en razón; y la otra función es la de “Muestra B”, o sea ser el ejemplo en el que el televidente compara a las protagonistas.  Y créanme, tanto Asahina como Honoka salen muy mal paradas de la comparación con Hashiba.

El ultimo es Hattori, que siempre está presente, como mejor amigo de Yamato.  Hattori es un mujeriego, pero no duda en abandonar a la chica con la que está para acompañar a su amigo a una competencia de atletismo.  Es la caja de resonancia de Yamato, y el único que le da consejos al chico; consejos buenos, malos y estúpidos… pero al menos lo escucha.

Suzuka 7La mezcla de estos personajes hace una historia de amor deliciosa.  Como toda buena historia de amor llega un momento en que te desespera, te saca de quicio; pero así es el amor, en el animé y en la vida real.

Si quieren dejan la reseña acá, porque voy a hablarles de la parte técnica del animé, y sinceramente no hay nada bueno en ello.

Bueno si, el dibujo de los segundos planos y fondos es normal, y en algunas escenas bastante bueno.  Les quedan muy bien los cerezos en flor, pero aparte de eso… nada.

El diseño de personajes era anticuado incluso para esa época, lleno de pelos pinchos y estrambóticos, en fin la época en la que los dibujantes aún no se decidían entre el dibujo naturalista tradicional o la incipiente moda del moé (que todavía se consideraba una herejía inventada por esos advenedizos animadores de Kyoto).  Al final, no les quedó bien.  Ciertamente las chicas se ven guapas, principalmente Asahina y Hashiba… pero el resto de personajes fueron diseñados con cierto descuido, como era lo común (de hecho en esa época se acostumbraba hacer a los personajes masculinos excesivamente expresivos, sin importar el género de la serie.  Ahora, tampoco es cuestión de poner a las brasas al diseñador de personajes; lo cierto es que en esa época no se le daba mucha relevancia al diseño de personajes.

La animación no es mala… es espantosa. Punto, no me hagan decir nada más.!!!

Suzuka 2La musicalización anduvo mal, pero no tanto.  En aquellos tiempos existía la costumbre de utilizar una y otra vez la misma tonada.  Hoy en día se hace, pero con tonadas de pocos acordes, que duran unos cuantos segundos, en aquella época se hacía por minutos enteros…  y es exasperante.

El opening y el ending no son malos, pero los recordarás porque son los únicos durante los 26 episodios.

Sumari:  Suzuka es un clásico del género romántico, si te gusta el género, no te la puedes perder.  Realmente es una historia de amor sólida, bien construida y con un final encantador.

Nota Final:  “Trilogía de Amor de Kōji Seo”.  Ya cumplí mi promesa de reseñarles Kimi no Iru Machi y Fūka. En serio. No quiero hacerles el espoiler de las otras dos, solo les digo que son inclusive mejores que Suzuka.  Ahora…  ¿Por qué son tan famosas?, primero porque sus mangas fueron un éxito de ventas, segundo porque sentaron el tono para el género Romance; que era todavía un tema tabú a finales del siglo pasado.  Son el ejemplo de una historia romántica formal…  no una comedia romántica (al estilo Kaichou wa maid-sama o Lovely★Complex), ni un drama romántico (al estilo CLANNAD o Shigatsu wa Kimi no Uso), no, un romance formal es una serie donde el drama y la comedia apenas tienen un poquitín de espacio, porque la historia de amor no deja espacio para nada mas.  Son pocas las historias de ese tipo que se producen hoy en día.  Historias sin nada sobrenatural, sin fanservice, sin lágrimas, sin carcajadas, solo puro y duro romance…

Ah, y estas tres series también son famosas porque las historias están llenas de lugares comunes, y de referencias entre ellas.  Ese “pueblo rural cerca de Hiroshima”, la escuela donde estudian, el acento de Yamato, Yokohama, Fukushima, lazos familiares, y muchos otros elementos comunes, que nos dejan la idea de que las tres historias son como espejismos entre si…  aunque las historias sean muy diferentes.Suzuka 10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: