• Busca tu animé por categoría

  • Acerca del blog

    Como su nombre lo dice… Oji-san no Seishin es un blog que expresa la opinión de un Otaku, acerca de diversas series.  No es un blog de novedades, así que no esperen encontrar la reseña de series en emisión o series recién concluidas.  Este blog está hecho especialmente para gente que busca algo que mirar y no encuentra una guía.  Por eso te encontrarás reseñas de series de más de diez años de antigüedad y series que terminaron hace poco.
    Para cada serie reseñada se analizan los distintos componentes, se le da una valoración y luego una recomendación.  Espero que les sea útil…

  • El Bloguero

    El autor es solamente un tipo que anda por los cuarenta y piquillo (de ahí lo de Oji-san); a quien la vida lo ha bendecido con miles de sufrimientos y muchas alegrías. Nacido en Pérez Zeledón, actualmente reside en San Antonio de Escazú. Soltero empedernido, cultivador de árboles bonsai, Otaku incurable y amante de sus nekos.
    Empezó en el mundo del animé mirando Macross (el Original), Kimba (en blanco y negro), Meteoro (tambien en blanco y negro), Astroboy (en BN y en color), allá por los años 70´s. No ha visto miles de animes, como muchos de ustedes, pero ha visto de todo; es investigador y estudioso de la cultura Otaku en general. Fascinado por la Cultura Visual Moderna Japonesa, pasa sus noches viendo animé (cuando no tiene alguna actividad social por ahí…), escribiendo este blog, investigando, o simplemente haciendo ñoñadas.   No es extraño encontrarlo cantando openings a plena voz en las carreteras de este país, o en un supermercado.
    De joven era un chico brillante y orgulloso; ahora solo es un viejo necio y bromista que está en la flor de la vida (parece ser un caso de florecimiento tardío).
    No es guapo, apenas relativamente simpático y ciertamente jodedor incurable. Sin embargo parece ser que es una buena persona, porque duerme como angelito; y por eso no se le notan los cuarentaypico de años.
    Es muy serio en horas de trabajo, pero por lo demás se la pasa sonriendo, porque es un optimista incurable. De tal forma que, con todo y todo este boludo parece ser un tipo feliz.

  • Anuncios

Citrus

Citrus 4Producida por: Passione (Hinako Note, Highschool DxD Hero, Etc) —-    
Emitida en: 2018—-  
Demográfico: Josei—-  
Calificación del Oji-san: 7.35 —☆☆☆☆ 4 de 5-  
Capítulos y Ovas: 12 Episodios —
Cuando una serie se basa en un manga o novela de mucho éxito, se crea mucha expectativa cuando se anuncia el animé.  Y siempre habrán quienes se sientan felices con la adaptación y quienes se sientan decepcionados.
Exactamente eso fue lo que sucedió con Citrus; unos la aman, y otros la detestan.  La verdad es que en una situación como esas son pocas las series que salen bien paradas de las expectativas, y esta serie lo logró.
Porque adaptaron la historia bien, la contaron con fineza, la dibujaron y animaron con muy buen gusto.  Citrus es una serie que la terminas con una sonrisa en los labios y con mucha satisfacción por haberla visto.
En su género, Citrus es una imperdible, y en general es una serie que vale mucho la pena mirarla; una serie con 4 estrellas más que merecidas.

Tengo que decirlo… más bien admitirlo… por más de que soy un entusiasta del género Yuri, no me gustan los yuris excesivamente dramáticos.  Por toda la alharaca y expectativa que se armó desde que anunciaron el animé de Citrus, y por las opiniones de algunos acerca del manga (mayormente que era excesivamente difícil de adaptar), es que no había visto esta serie.  Me arrepiento, y mis disculpas al autor original y al director del animé.  No debí haberme esperado; ustedes hicieron un excelente trabajo y los juzgué mal sin siquiera darles la oportunidad.

Citrus 10Y es que Citrus es eso: entretenimiento de calidad, un animé muy bueno, una historia cuya versión original en manga es excelente, y cuya versión en animé no demeritó el esfuerzo.  Ciertamente el final del animé pudo haber sido más contundente, pero tomando en cuenta que falta mucha historia que contar, más bien lograron un final bastante cálido, y muy esperanzador de que lo mejor de Citrus está por venir.

Esta es una historia de dos chicas, a las que el amor atrapó en el momento equivocado, con la persona equivocada y en el hogar equivocado.  Dos chicas muy distintas, que a la vez comparten algo muy importante, mas allá de su amor.

Son distintas, porque esta es la historia de una chica que no sabe amar y otra que no sabe lo que es el amor, de una chica que está rota por dentro, y otra que siempre ha estado rodeada de amor.  Una de ellas no sabe distinguir el amor del sexo, y la otra no sabe distinguir el amor filial del deseo carnal.  En buena teoría son una pareja destinada al fracaso.

Citrus 11Pero aun así sobreviven porque comparten sus temores.  Ambas tienen miedo al fracaso en el amor; pero tienen mucho más miedo al éxito en el amor.  Y eso es normal…  muchas veces tenemos más miedo al éxito que al fracaso.

Si, aún hay historia que contar, pero si por alguna razón nunca se continúa este animé, lo hecho por Takeo Takahashi es más que bueno.  Este director ya nos demostró que tiene capacidad de manejar historias donde el amor, el deseo, los miedos y el sexo se mezclan en un coctel de poco sentido común, risas y entretenimiento de calidad.  Ciertamente Aki Sora (su primer trabajo) estuvo a un pelo de ser un hentai, pero Spice & Wolf demostró que puede manejar una historia de amor a la antigua; y tal vez el que fue su graduación (como creador y director de la trilogía Cosprayers) fue uno de los más interesantes experimentos narrativos en la historia del animé.  Cuando supe que don Takeo era el encargado de dirigir para Passione esta serie (después de haber hecho Hinako Note) estuve seguro que indistintamente de si resultaba bien o mal la adaptación, la serie sería interesante.

Citrus 14Debemos reconocer que el manga posee una característica de alta peligrosidad para una adaptación, y es la que más miedo le daba (con respecto a la adaptación) a los fans:  Las dos protagonistas de la historia son tan distintas que parecen sacadas de géneros distintos; algo que en el manga es más o menos fácilmente manejable (el dibujo en blanco y negro siempre es muy maleable); pero en un animé es muy difícil.  Son géneros visuales muy distintos, por ejemplo, en el manga una imagen de mucha importancia en la historia está ahí plasmada, y el lector puede volver a ella cuando quiera; mientras que en el animé esa misma imagen dura 1/24 de segundo, y entonces se convierte en un cut, y luego en una escena.

El problema es simple:  Yuzu es una chica alegre, una gal, pero de maneras muy fluidas y con un buen espíritu que contagia; mientras que Mei es una personaje de corazón y maneras frías y acartonadas, oscuro y poco expresivo.  Su forma de ver el amor y las relaciones son opuestas.  En fin, y para explicarlo de una forma simple:  Yuzu parece sacada de Gamers!, mientras que Mei parece salida de Strawberry Panic, y no solo ellas, la historia está llena de personajes alegres como Yuzu y trágicos como Mei.  Y con ese ejemplo les pongo el mayor problema que sobrellevó esta serie:  ¿Cual putas es el género? ¿Es una comedia romántica o un romance dramático?.

citrus 80

Parecen sacadas de dos géneros distintos.

 

Pues bueno, don Takeo resolvió el asunto de la forma más simple posible.  En lugar de tomar el riesgo de mezclar los géneros, y navegar en las peligrosas aguas de la indefinición, hizo algo que pocas veces he visto, y por lo que me quito el sombrero:  Mantuvo los dos géneros vivos durante toda la serie.

Así, cuando la historia se desarrolla del lado de Yuzu el tono de la historia, las locaciones y hasta los filtros de luz son de una comedia romántica; por el otro lado, cuando la historia se desarrolla con Mei a la cabeza, todo da un vuelco hacia el drama.  Con Yuzu tenemos muchas risas, con Mei solo el corazón oprimido.  Pocas veces se mezcló las dos formas de narrar, y muy inteligentemente se dejó el final en manos del lado dramático.  Si hay algo realmente fantástico en esta serie, y que pocos televidentes notaron fue este juego de saltos entre dos géneros.

Pero vale, contemos un poco de la trama de Citrus:

A ver… esto suena extraño, pero la historia empieza con el padre de Mei y la madre de Yuzu.  Aunque no aparezca explícitamente en el animé, la historia empieza el día en que el padre de Mei, un profesor de secundaria respetado, heredero de la academia femenina más reconocida de Tokio decide que esa vida de educación burguesa no es para él, y decide abandonar todo y e irse de voluntario a enseñar a niños pobres en escuelas rurales de África y Latinoamérica.  Quiso llevarse a su hija, pero ella prefirió quedarse con su abuelo, el estricto director de tan estricta academia femenina.  El sensei Aihara regresa cada cierto tiempo a su país, y en una de esas conoció a la madre de Yuzu, un alma mucho más tranquila y “normal” que él, pero que se convierte en su amor y su ancla, en el puerto a donde regresar.  Se casan y Yuzu y su madre van a vivir a Toyosu, una de las dos más famosas islas artificiales de la bahía de Tokio, donde vive la gente rica del centro; donde supuestamente van a vivir con el sensei y su hija Mei, apenas unas semanas menor que Yuzu.  Pero el profe vuelve a sentir picazón de pies y se escapa a África de nuevo; por lo que terminan Yuzu, su mamá y Mei conviviendo en un apartamento nuevo para las tres.

Citrus 10Acá es donde me ataca el espoiler, así que seré lo más breve posible.

Las chicas comparten habitación y empieza una convivencia complicadísima; donde no saben si ser hermanas o novias; llena de discusiones de amantes, besos forzados, seducción y dilemas éticos y morales.  Y cuando digo dilemas morales y éticos, no me refiero a si es bueno o no que dos chicas se amen, ellas saben que no es normal, pero lo aceptan sin problema… los dilemas vienen de la mente de Yuzu, que sabe que no debe enamorarse de su hermana menor.  El dilema del amor fraternal, versus el amor romántico.

Y bueno, hablemos de las niñas Aihara.

Citrus 13Yuzu, como dijimos es una gal alegre que entra a la academia (una preparatoria) esperando encontrar a su primer novio, solo para decepcionarse de que es una academia de chicas, y lo peor es que su estilo desgarbado, despreocupado y bullicioso le ganan el primer encontronazo con la presidenta del seitokai, que resulta ser su nueva hermana.  Como les dijimos el lado de Yuzu de la historia es una comedia romántica.

Yuzu es una gal, pero su madre la crió con mucho amor; por lo que Yuzu es consciente de la moda, de la vida ligera de colegialas despreocupadas, pero obedece a su madre, y es una excelente hija, y sabe diferenciar entre el bien y el mal.  Cuando conoce a Mei su primera reacción es alegría por tener una hermana menor, por tener una familia más grande y por tener a una compañera de vida.  Cuando de la nada la relación se carga de deseo, seducción forzada y lesbianismo, Yuzu simplemente no sabe como reaccionar.  Y así se mantiene por toda la historia, porque aunque pronto admite su amor desesperado por Mei, nunca sabe reaccionar cuando la situación es realmente seria.  Mientras las cosas son normales ella es la que lleva la batuta, pero cuando ya debe pararse cara a cara con la mujer que ama, simplemente se congela y hace la primer estupidez que le viene.

Por el otro lado, la señorita Mei, no está para estupideces, y eso es lo que empantana una y otra vez una relación que debió ser linda desde el principio; porque las chicas realmente se complementan a la perfección.  Son simplemente dos piezas opuestas que encajan bien.

Tan opuestas son, que Yuzu viene de un hogar, aunque casi toda la vida solo han sido ella y su madre, son un hogar.  Mientras que Mei es lo opuesto.

Citrus 15Mei es hermosa, unas semanas menor que Yuzu, seria como un ataque terrorista, e igualmente peligrosa.  Cuando su padre huyó (para ella su padre huyó), decidió asumir desde la presidencia del consejo estudiantil más y más actividades administrativas y de manejo de la academia (actividades que ejecutaba su padre); así, para el momento del inicio de la serie Mei pasa larguísimas horas como presidenta del consejo y tratando de mantener la academia en las mejores condiciones de disciplina y calidad académica en espera de que su padre regrese a tomar las riendas del negocio de la familia.  Cuando es claro que su padre nunca regresará a la academia, pues Mei decide que ya que está montada en la burra, lo mejor es llevarla a casa; por lo que sigue en sus funciones en preparación al momento en que ella misma tenga que asumir el negocio.  Lo dicho, la historia del lado de Mei es drama y tragedia.

Hasta el inicio de la serie Mei vivió en la mansión de su abuelo, rodeada de soledad, sin amor de nadie, pero con el respeto de todos.  Para ella Yuzu, su madre y vivir en un hogar donde se hace cena juntas, se cena juntas y se habla del día a día es un shock, cuando menos.

Citrus 12Pero a Mei ya la vendieron, está prometida con un profesor de buena familia, y ahí es donde inician los enredos.  Aunque esta parte de la historia realmente no se desarrollará hasta la segunda temporada.

En todo caso, Mei no está para las pendejadas de Yuzu, Mei se enamora de Yuzu desde el momento en que le robó su primer beso solo por molestar a su nueva hermana.  Pero Mei tiene miedo, miedo a ser rechazada, miedo a ser aceptada; miedo a que no funcione y miedo a que sí funcione (no sabe que su hermana también tiene pánico).  Así que Mei queda como paralizada… ella no sabe como expresar afecto, nunca ha recibido afecto y no sabe ni qué es sentir cariño por alguien, mucho menos amor.  Pero cada cierto tiempo decide abrirle la puerta a su hermana y esperar que Yuzu sepa hacer lo correcto, en una actitud de “Mira, pendeja, acá tienes mi corazón, si la cagas te mato”, y como todos adivinamos, Yuzu la caga una y otra vez.  Pero entre una decepción amorosa y otra Mei empieza a entender eso del afecto, y aunque su actitud siempre sea seca, su corazón va entendiendo ese extraño mundo donde la gente se quiere.  Y sobre todo a entender que su hermana la quiere como novia, solo que Yuzu es irremediablemente bruta para el amor.

Citrus 8El final sucede en ese breve espacio en el que las dos chicas temerosas y diferentes encuentran un segundo de paz en sus corazones, y se dan cuenta que lo único que necesitan para ser felices, por ahora, es saber que las dos se quieren.  Dicho sea de paso, un final muy bien construido y muy bien ejecutado.

Ciertamente hay varios personajes más, casi todos luminosos como Yuzu, como Harumi y Sara; pero los hay sombríos como Nina y Matsuri, todas ellas importantes en el desarrollo de la serie, siendo Sara y Matsuri las más relevantes.

Citrus 20

¿Quién dice que no puedes ser trabajadora sexual desde el colegio?

Solo quiero referirme a Matsuri un poco.  Ella representa el lado oscuro de las hermanas, es lo que pudo haber sido Yuzu si no hubiera tenido una madre amorosa; Matsuri tiene el alma rota como Mei, pero ya la oscuridad ha tomado posesión de ella.  Es una chica de trece años que está a tres polvos de ser una prostituta profesional, una de esas chicas que por falta de una familia decidió el camino fácil, el camino donde todo (desde objetos hasta afecto) se obtiene pagando con sexo.  Es una de esas chicas que atraen el mal, porque lo tienen viviendo en sus corazones.

Así, no solo don Takeo nos contó una historia buena, bien contada, sino que los personajes ayudaron mucho al asunto.

Técnicamente… seré breve, la serie es una producción de un estudio pequeño y nuevo, por lo que trajo ayuda de otros estudios lo que provocó que al final se notara un poco la ensalada.

Citrus 7Lo mejor fue la ambientación.  Citrus mandó a la verga las prácticas comunes del animé yuri y trajo un poco de realismo a la historia.  Tradicionalmente los yuri se ambientan en escenarios donde no hay hombres y las relaciones entre chicas son la normalidad (por ejemplo la mencionada Strawberry Panic, KanColle o Yurikuma Arashi); o en su defecto en escenarios donde las relaciones entre mujeres son un estigma y fuera de toda aceptación social (como Netsuzou Trap).  Pues el señor Director nos cambió un poco las cosas y Citrus está ambientada en un escenario donde las chicas son conscientes de que el lesbianismo no es la norma, donde son conscientes de que mostrarse afecto en público no es bien visto, pero también donde no se paran en ello, donde tanto ellas como sus amigas entienden que sí es posible que dos chicas vivan amor entre ellas.  Como lo diría Sara en uno de los últimos episodios: “Cuando una persona me gusta, pues me gusta, sea chico o chica; solo que en este caso resulta que quien me gusta es una chica”.  Así, la relación transcurre entre la normalidad en privado, y la transgresión social en público… exactamente como viven sus relaciones la mayoría de las lesbianas de este mundo.

Las locaciones fueron basadas en la zona de la Bahía de Tokio, más explícitamente en la isla de Toyosu, y reconoces innumerables edificios y elementos de la ciudad.  Muy bien hecha la ambientación física.

Citrus 9El diseño de personajes es bueno, principalmente Yuzu, porque Mei nos salió un poco más simple de lo necesario.  El dibujo les quedó muy bien, primeros planos, fondos, segundos planos; todos bastante bien.  No solo bien dibujados, sino al servicio del director, cuando la escena requería dibujo sombrío ahí estaba para el director un dibujo sombrío, y lo contrario también.  Este trabajo lo hizo Creators in Pack, un estudio chico que nos está trayendo trabajos excelentes temporada a temporada.

La animación ciertamente se movió entre los sublime y lo ridículo, en las escenas importantes y complicadas de animar la animación fue excelente; pero en escenas normales sin trascendencia la animación fue hasta visiblemente pobre.  Bueno, el resultado lógico de un estudio novicio y de muchas colaboraciones.

Citrus 6La musicalización fue ausente…  esta fue una de esas series donde la música de fondo brilló por su ausencia…  simplemente no era necesaria.  Solo algunas escenas las acompañaron con solos de cello y violín.

El opening es una excelente canción; “Azalea”, de nano.Ripe, una escogencia excelente para el género de la serie, la voz Kimiko, tan inconfundible y tan especial, es perfecta para abrir un Yuri, sin duda.  Mientras que el ending, “Dear teardrop” de Mia REGINA, fue bastante aceptable…  pero me quedo con el opening.

Sumari:  Un yuri imperdible, sea que te guste o nó el género.  Y en general una serie que te lleva por sus 12 episodios sin respiro ni pausa, una historia muy bien contada, y muy bien presentada.  No dudes en ponerla en tu lista de “Animés por ver”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: